Principal

3 tipos de seguros que deberías conocer si estás en pareja

Rate this post

Si estás en felizmente en pareja y construyendo una familia, seguramente no has dado cabida en tu mente a pensamientos agraces. Sin embargo, la vida nos sorprende en forma continua y sus vueltas de tuerca no son siempre agradables. La posibilidad de que un hecho traumático irrumpa en tu serenidad está a la vuelta de la esquina. Y es algo que debes incorporar a tus proyecciones.

No tomes estas palabras como una advertencia agorera, sino como una posibilidad de anticiparse a los hechos. Para tu consideración, existen varios seguros que podrían evitar a ti y tu pareja unos cuantos dolores de cabeza:

1. Vida: al iniciar un camino en común, hay muchos aspectos en juego. Si un hecho inesperado trunca tus planes o los deja inconclusos, es importante contar con un colchón financiero que permita afrontar la tormenta sin que se convierta en cataclismo. Contar con esta garantía no restará tristeza a una eventual pérdida, pero sí será una valorable cornisa de la cual aferrarse. Este producto, junto al seguro de desgravamen, te darán la tranquilidad de que en tu ausencia tu familia seguirá adelante.

2. Accidentes: así como la vida puede detenerse en un segundo, la salud también puede dejar de acompañarnos. Y esto conlleva muchos trastornos: gastos médicos, hospitalarios, farmacológicos y forzada merma en la fuerza productiva. Es necesario que, de presentarse esta contingencia, no nos pille desprevenidos. Por lo mismo, un seguro de accidentes – y aún más, de enfermedades catastróficas – nos dará la certeza de que este escenario no será el primer peñasco de una avalancha de problemas que nos caerán encima.

3. Incendios: para iniciar el vuelo, es fundamental tener un nido. Pero, ¿qué ocurre si un siniestro elimina este esencial espacio? Lógicamente, un hecho de esta naturaleza nos afectará a ambos: trastocará nuestros proyectos y la forma en que los hemos vivido. Por lo mismo, lo mejor es adelantarse y contar con apoyo financiero para que – en el peor de los casos – volver a levantarnos sea menos difícil.

4. Seguro de Desgravamen: cuando iniciamos un proyecto común, incurrimos en gran cantidad de gastos y no siempre disponemos del dinero para solventarlos. Creemos que por ser jóvenes nuestra longevidad está asegurada, pero ¿qué pasa si nos sucede algo? Así como se refirió en el punto 1, dejaríamos a nuestro cónyuge con todo un edificio de sueños inconclusos, que deberá sujetar por sí solo. Si pensaste que te gustaría dejarle sólo buenos recuerdos y no grandes deudas que terminen por hundirlo, un seguro de desgravamen es lo que necesitas.

Como ves, la vida está llena de altos y bajos. Sin embargo, el miedo a afrontarlos puede ser el peor de nuestros enemigos. Lo mejor es dar la cara al tema y enfrentarlo, para que de ese modo su incidencia no nos paralice ni genere pánico. Y bueno, si nada de esto ocurre, ¡tanto mejor! Pero, como dicen por ahí “mucho mejor es prevenir que lamentar”.

, ,

Comments are closed.